• Sáb. Jun 15th, 2024

Victory Bronx

Información Global

Encuesta muestra que solo 3% de los migrantes recién llegados a la Gran Manzana han conseguido un trabajo estable

Byvictorybronx

May 3, 2024

El origen demográfico de los migrantes que siguen arribando a la Gran Manzana buscando mejores oportunidades de vida, está cambiando. Y las posibilidades de estos recién llegados de alcanzar el “sueño americano”, ante la escasa oferta laboral, de vivienda y de legalización, luce cada vez más esquiva e inalcanzable.

Asi lo demuestra, con datos muy contundentes, un nuevo reporte titulado “Dejando atrás a los nuevos neoyorquinos” presentado esta semana por las organizaciones Make The Road NY (MRNY), Hester St y Afrikana, el cual deja claro que las condiciones socioeconómicas de ciudad de Nueva York, son un territorio “muy árido” para los miles de migrantes que desde la primavera 2022, llegaron pidiendo albergue luego de haber cruzado la frontera sur con México.

La encuesta realizada en febrero de 2024 a 586 migrantes, comprueba cómo apenas el 3% ha conseguido un trabajo realmente estable y el 95% está batallando cómo sobrevivir y salir del sistema de refugios. Además, solo el 5% ha tenido la opción de rentar su propio espacio una vez que reciben las notificaciones de 30 y 60 días de desalojos de los ‘shelters’.

Del total de consultados, solo 18 cuentan con un empleo de cierta estabilidad.

Lo más determinante de este estudio que toma una “fotografía instantánea” de cuáles son las condiciones de vida de quienes están bajo la protección de la Ciudad, es que “si bien los venezolanos siguen siendo el grupo migrante más grande representado en la encuesta, su presencia tiende a disminuir”.

Se concluye que hay una mayor proporción de migrantes de Ecuador, y en general, se ha recibido mucha más información de personas procedentes de África Occidental, en comparación con sondeos del año 2023.

La población migrante de Ecuador en los refugios ha aumentado en un 8% en comparación con el último reporte de NYMTR. Se ha registrado una disminución de 23% de presencia venezolana. Concretamente, lo que más ha crecido son los flujos provenientes de Guinea, en un 18%.

Aun así, el 75% de los encuestados son hispanos y la mayoría son menores de 35 años.

“Lo que estamos viendo son recortes en todos los programas municipales que pueden dar apoyo a estas familias. Desafortunadamente el alcalde persiste en echarle la culpa a estos migrantes de los recortes presupuestarios. Tenemos en este momento muchos más retos para darle la bienvenida a estas comunidadesse debe invertir más en asesorías legales y en vivienda asequible”, destacó Natalia Aristizabal, subdirectora de MRNY, al presentar el jueves 2 de mayo la encuesta.

Natalia Aristizabal es subdirectora de Make The Road NY: “Se debe invertir más en asesorías legales y en vivienda asequible”. (Foto: F. Martínez)

“Es muy duro conseguir trabajo”

La tendencia muestra que la gran proporción de quienes salen de los albergues lo hacen porque conectaron con posibilidades de trabajo y vivienda más barata en otras ciudades y pueblos del país, pues los escenarios de progreso de un recién llegado, con las barreras del idioma, capacitación laboral y acceso a la vivienda son extremadamente limitadas.

De hecho, la encuesta precisa que el 86% de los recién llegados quisieran quedarse en Nueva York, pero el 75% ha recibido notificaciones o para dejar los albergues o para aplicar en otro sitio, lo cual complica su permanencia.

En otro capítulo de este informe se muestra lo complicado que es conseguir trabajos de cierta calidad que ofrezcan ingresos más o menos fijos: el 60% expuso que no tienen pruebas de su experiencia laboral, por la forma cómo dejaron sus países, un 37% reconoció que no podía trabajar porque no tenían quien cuidara de sus hijos en ciertos horarios.

El 44% cree que son discriminados por sus potenciales empleadores, cuando asoman que viven en un refugio o por ser de una nacionalidad en específico.

El venezolano José Hernández asegura que hizo todos los esfuerzos posibles por conseguir un trabajo estable en Nueva York. (Foto: F. Martínez)

“Para progresar hay que buscar otro sitio”

El testimonio del venezolano José Hernández muestra el perfil de miles de sus connacionales e inmigrantes de varios países, quienes desde el primer día llegaron buscando oportunidades de trabajo, para salir del aro de la ayuda municipal y emprender su nueva vida con independencia.

Pero la fuerza de los hechos, los costos de la renta, y los bajos salarios a los cuales están expuestos, casi siempre los recién llegados, han convertido ese “sueño” en una cuesta muy difícil. Y en muchos casos, imposible de escalar.

“Desde que llegué recorrí todos los rincones de esta ciudad buscando un trabajo. Sino hubiese sido por las organizaciones y una iglesia que ayudó a mi familia, todo hubiese sido más complicado. Llegué a la conclusión que para poder progresar lamentablemente debo dejar Nueva York”, contó el migrante mientras participaba en la presentación de esta nueva encuesta liderada por MRNY.

José destaca que aún con un trabajo, nunca “da la base” suficiente para costear el alto costo que implica conseguir una vivienda para rentar en la Gran Manzana. Asegura que muchas personas, aunque quisieran seguir su vida aquí, han tomado como opción seguir su rumbo a otros estados.

De igual forma, la mexicana Nancy Catana, quien arribó a Nueva York el pasado mes de septiembre, escapando de la violencia doméstica, compartió su complicada experiencia para conseguir trabajo: solo hay empleos ocasionales de limpieza. Y muy esporádicos, que no ofrecen la opción de independizarse.

Para Nancy lo más duro que enfrentar, a su criterio, es el sentimiento antiinmigrante que se ha apoderado de algunos espacios.

“Nos culpan porque se han recortado algunos servicios. He escuchado muchas mentiras acerca de nuestra realidad. Todos merecemos servicios de salud, vivienda y educación, así tengamos aquí unos meses o muchos años”, aseveró la migrante.

La migrante Nancy Catana (a la derecha) compartió un testimonio de dificultades para insertarse a su “nuevo hogar”. (Foto: F. Martínez)

Decisiones audaces y difíciles

Como destacan portavoces municipales consultados, la crisis migratoria sorprendió a la Gran Manzana cuando los neoyorquinos estaban transitando por una espantosa crisis de vivienda asequible y cuando apenas la ciudad se empezaba a recuperar de la devastación económica causada por la pandemia. 

Desde la primavera de 2022 la ciudad de Nueva York ha abierto refugios de emergencia, Centros de Ayuda y Respuesta a Emergencias Humanitarias (HERRC) y centros de respiro para brindar auxilio a las personas que buscan asilo bajo la obligación del derecho a un refugio.

Al 10 de marzo de 2024, aproximadamente 64,600 personas que buscan asilo estaban en refugios financiados por la Ciudad, y más de 182,900 han pasado por el sistema de acogida municipal desde la primavera de 2022.

Para satisfacer la necesidad de refugio, se han abierto más de 215 sitios, incluidos 17 de ayuda humanitaria.

“Ninguna otra ciudad ha actuado con tanta solidaridad para acoger a miles de migrantes y para ayudarlos a seguir su camino al sueño americano. Nuestra solidaridad es infinita, pero los recursos no son ilimitados. Hemos tenido que tomar decisiones audaces y difíciles. Somos un ejemplo nacional de la forma cómo abordar esta crisis global”, dijeron a El Diario portavoces municipales.

El gobierno municipal defiende que más de 65% de las personas que han solicitado albergue, han podido abandonar estos sitios provisionales de acogida.

“Merecen más estabilidad”

En cambio, las organizaciones comunitarias que divulgaron esta nueva encuesta, esgrimen que es momento de reclamar por cambios y más inversiones, que ofrezcan más estabilidad a quienes siguen llegando, huyendo de crisis terribles.

Entre las recomendaciones del reporte “Dejando atrás a los nuevos neoyorquinos”, se exige que se restaure en un 100% la norma del ‘Derecho del Albergue’ de la Ciudad de Nueva York y se derogue los límites de 30 días para los solteros, y 60 días para las familias con niños en los refugios municipales.

De igual forma se solicita que se expandan los vales de vivienda (CityHEPS) y se agranden las opciones de shelters temporales.

Radiografía de los recién llegados:

  • 75% de los encuestados son de origen hispano, 21% negros y el resto de una variedad de culturas.
  • 52% de quienes participaron en esta encuesta son hombres, 44% mujeres y el 1% transgéneros.
  • 32% aseguran que están graduados en escuela secundaria y el 11% tiene una carrera profesional.
  • 79% asegura que solo hablan español y el 44% que no tienen ningún conocimiento de inglés.
  • 8% habla el idioma pulaar una lengua de África Occidental que abarca desde Senegal hasta Camerún y Sudán. El 7% se comunica sólo en francés.
  • 67% de los hispanos llegaron con hijos menores de 21 años.
  • 50% de los latinos no tienen ningún tipo de contacto familiar en EE.UU.
  • 13% de los encuestados aplican al beneficio de TPS.
  • 6% tienen un abogado para que los represente en la corte de migración.
  • 70% dice que no puede acceder a un abogado por los altos costos.

¿Qué recomienda el reporte?

  • Que se simplifiquen los requisitos laborales para los empleos del gobierno de la ciudad y del estado de Nueva York, permitiendo que más puestos sean ocupados por solicitantes de asilo con estatus laboral legal en el país.
  • Que se amplíen los programas de alfabetización de adultos invirtiendo 50 millones de dólares en clases de inglés.
  • Más acceso a programas extraescolares para familias indocumentadas.
  • Se exige al gobierno federal que acelere la aprobación de autorización de trabajo para quienes aplican por el Estatus de Protección Temporal o Solicitud de Asilo. Se exhorta además a enviar  más recursos a Nueva York para apoyar a los nuevos migrantes.
  • Se exhorta a ampliar y renovar Servicios de Protección Temporal (TPS) y Ejecución Diferida Salida (DED) para los países afectados por crisis políticas, como es el caso de Ecuador.