• Sáb. Jul 13th, 2024

Victory Bronx

Información Global

Biden pronuncia un discurso del estado de la Unión desenvuelto y con momentos imprevisibles

By.

Mar 8, 2024

El presidente Joe Biden pronunció un estridente tercer discurso sobre el estado de la Unión, que podría figurar entre los más importantes durante su presidencia y mientras busca la reelección.

 

Su lista de objetivos era larga: destacar sus logros en el cargo, anticipar un programa para su segundo mandato, disipar las dudas sobre su edad y su estado físico y establecer un contraste con los republicanos, incluido su rival Donald Trump.

El resultado fue un encendido discurso que poco se parecía a los anteriores estados de la Unión. Con la intención de mostrar su energía y deseoso de entablar un diálogo con los republicanos, Biden pronunció un discurso marcadamente político que sus ayudantes esperan que pueda aliviar los temores demócratas sobre sus perspectivas políticas.

Aquí, cinco conclusiones del estado de la Unión del jueves:

Biden arremete contra Trump

Puede que Biden no pronunciara el nombre de su predecesor durante su discurso, pero no había duda de que Trump estaba en el centro mismo del estado de la Unión, lo que convirtió el discurso del jueves en uno de los discursos anuales con más tintes políticos de los últimos tiempos.

Fue un reflejo del extraordinario momento político en el que se encuentra Biden, en el que las normas políticas de las últimas décadas —que ha anhelado abiertamente— han quedado en gran medida de lado.

El presidente arremetió en múltiples ocasiones contra Trump. En sus observaciones preparadas se refería a su “predecesor” 13 veces, aprovechando la excelente oportunidad de dirigirse al público que tenía, una de las ventajas de estar en el cargo.

En la apertura de su discurso, se refirió a su “predecesor” mientras arremetía contra el expresidente por su declaración sobre alentar a Rusia a invadir a los miembros de la OTAN que no cumplen con los objetivos de gasto en defensa.

Poco después, calificó las mentiras electorales tras los comicios de 2020 como la “amenaza más grave para la democracia” desde la Guerra Civil.

Para entonces, había surgido un patrón: sobre el aborto, la inmigración, los impuestos y más temas, Biden marcó repetidamente el contraste con Trump, y los demócratas de la audiencia lo apoyaron con vítores.

Fue una señal tan clara como cualquier otra de cómo ve Biden la próxima campaña de las elecciones generales, en la que está en juego nada menos que el futuro de la democracia estadounidense. E incluso mientras se esforzaba por promocionar sus propios logros, para Biden era igual de importante advertir lo que podría ocurrir si Trump volviera al poder.

WASHINGTON, DC – MARCH 7: U.S. President Joe Biden delivers the annual State of the Union address before a joint session of Congress in the House chamber at the Capital building on March 7, 2024 in Washington, DC. This is Biden’s final address before the November general election. (Photo by Shawn Thew-Pool/Getty Images)

Biden pronuncia un discurso imprevisible y desenvuelto

Los discursos sobre el estado de la Unión suelen ser asuntos sosegados, con listas predecibles de políticas y propuestas. Este no fue el caso el jueves, cuando Biden se salió con frecuencia del guión para improvisar frases e intercambiar con los republicanos.

El resultado fue el estado de la Unión más estridente en años.

Las disputas informales con los republicanos —sobre sus planes en materia de impuestos, Seguridad Social e inmigración— dieron claramente energía al presidente mientras pronunciaba su discurso. Biden parecía haber incorporado estos momentos a su discurso después del discurso del año pasado, en el que sus idas y venidas con los republicanos entre el público se convirtieron en un momento destacado.

Los momentos permitieron a Biden mostrar que estaba dispuesto a dialogar con los republicanos, pero también -en su opinión- a desmontar algunos de sus argumentos.

Cuando fue interrumpido por la representante Marjorie Taylor Greene, que llamaba la atención sobre el asesinato de la estudiante de enfermería Laken Riley a manos de un inmigrante indocumentado, Biden respondió directamente tomando uno de los pins que la republicana de Georgia había estado repartiendo con la leyenda “Say Her Name: Laken Riley” y utilizando el término “ilegal”, que no es como los demócratas suelen describir a los inmigrantes.

Biden se muestra enérgico y contundente en medio de las dudas sobre su edad

A estas alturas, las dudas sobre la edad de Biden y su aptitud para el cargo se han convertido en uno de los principales telones de fondo de la campaña presidencial. Es una de las principales razones por las que muchos demócratas dicen que habrían preferido otro candidato.

Así que era inevitable que Biden se enfrentara al tema durante su estado de la Unión, lo quisiera o no. Aparte del contenido de su discurso, la forma en que habló y su aspecto mientras hablaba fueron factores importantes para que los estadounidenses asimilaran su mensaje.

El presidente salió enérgico y pronunció un discurso que dista mucho de algunos de sus discursos más moderados, que han preocupado a sus partidarios. Pronunció gran parte del discurso a gran volumen.

Biden pasó la mayor parte de la semana pasada afinando y ensayando meticulosamente su discurso, tanto en la Casa Blanca como en el retiro presidencial de Camp David. Eso pareció dar sus frutos en su contundente discurso del jueves por la noche.

Los asesores reconocieron antes del discurso que era un tema en la mente de los votantes y algo que el presidente estaba dispuesto a abordar, si no a insistir, en su discurso.

Su argumento en ese frente -que Trump tiene casi la misma edad, pero con una visión anticuada y vengativa- trató de desactivar la cuestión y llevarla hacia su oponente.

“Cuando llegas a mi edad, ciertas cosas se vuelven más claras que nunca”, dijo Biden en su discurso, entre risas.

Y prosiguió: “La cuestión a la que se enfrenta nuestra nación no es lo viejos que somos, sino lo viejas que son nuestras ideas”, añadiendo después que “no podemos liderar con ideas antiguas”.

El presidente defiende con contundencia el liderazgo estadounidense en el exterior

La política exterior suele quedar en un segundo plano durante los discursos sobre el estado de la Unión; la audiencia a la que se dirigen es el Congreso y el pueblo estadounidense, y sus preocupaciones suelen estar dentro de las fronteras de Estados Unidos.

Pero por razones que no están totalmente bajo su control, Biden es presidente en un momento de profundas tensiones mundiales. La guerra entre Rusia y Ucrania se recrudece, con el futuro de la ayuda estadounidense en entredicho. Y la guerra de Israel contra Hamas en Gaza, provocada por los ataques terroristas del 7 de octubre, ha generado una crisis humanitaria que está dividiendo a la coalición política de Biden.

Así que era inevitable que los asuntos exteriores ocuparan una mayor parte del tiempo de Biden que en discursos anteriores, aunque sus ayudantes reconocen que no es un tema que esté siempre en la mente de los votantes. También protagonizaron buena parte del primer trecho de su discurso.

Incluso antes de que entrara en el Capitolio, las protestas a lo largo del recorrido de su caravana pusieron de manifiesto el descontento generalizado por su gestión de la guerra entre Israel y Hamas.

En su discurso, Biden dejó claro el imperativo de permitir la entrada de más ayuda humanitaria en Gaza, y anunció que estaba dando instrucciones al ejército estadounidense para que construyera un puerto temporal en Gaza que permitiera la entrada de más alimentos, agua y medicinas.

 

El presidente en funciones intenta remodelar y reajustar la narrativa de 2024

Si hay una tarea con la que Biden entró en el discurso del jueves, fue la de recordar a los votantes estadounidenses —muchos de los cuales pueden haber estado desconectados los últimos tres años— qué es exactamente lo que ha estado haciendo.

Los sondeos muestran que muchos votantes siguen descontentos con la dirección que está tomando el país, a pesar de que la economía se está recuperando de los años del covid-19, según la mayoría de los indicadores. Consultados en las encuestas, muchos estadounidenses tienen poca idea de los logros en los que ha estado trabajando Biden y que han ayudado a recuperar la economía.

En parte por eso Biden se refirió en su discurso a “la mayor historia de recuperación jamás contada”. Esto es en parte una respuesta a lo que él considera una cobertura mediática persistentemente negativa, y en parte un reconocimiento de que podría hacer más para explicar su programa a los estadounidenses de a pie.

Al mismo tiempo, el equipo de Biden reconoce que hay que encontrar un equilibrio, y que los estadounidenses con preocupaciones válidas sobre la economía no quieren necesariamente ser sermoneados sobre indicadores económicos positivos que ellos mismos no sienten.

Por eso Biden optó por centrarse en temas populistas, como el aumento de los impuestos a los ricos y las empresas y la reducción del coste de los medicamentos con receta, que los demócratas confían en que resulten ganadores.

Los demócratas también creen que mostrar indignación por la avaricia de las empresas y el aumento de los precios dará buenos resultados, sobre todo porque la preocupación por el coste de la vida sigue lastrando las cifras de Biden en las encuestas.

Comparte si te a gustado:

By .