• Vie. Jul 19th, 2024

Victory Bronx

Información Global

Esta mujer desconocida fue víctima del ‘Asesino de la cara feliz’. Las autoridades necesitan ayuda para identificarla

By.

Ene 9, 2024

A principios de la década de 1990, el camionero de larga distancia Keith Hunter Jesperson mató al menos a ocho mujeres en sus viajes por Estados Unidos. Para ganar notoriedad, envió cartas de confesión anónimas a periodistas e investigadores, muchas de ellas firmadas con caras sonrientes.

Desde el arresto de Jesperson, en 1995, investigadores en al menos seis estados han trabajado para desentrañar las identidades de sus víctimas.

Este lunes, las autoridades del condado de Riverside, California, dieron a conocer un boceto de lo que describieron como la última víctima no identificada en su ola de asesinatos, que también abarcó Nebraska, Wyoming, Oregon, Washington y Florida.

Jesperson, de 68 años, confesó haber matado a las mujeres y cumple cuatro cadenas perpetuas en la Penitenciaría Estatal de Oregon. Debido a que algunas de sus víctimas eran personas sin hogar o trabajadoras sexuales que no estaban en contacto regular con sus familias, los investigadores han tenido dificultades para identificarlas.

El cuerpo de la mujer de California, a quien Jesperson se refirió como Claudia, fue encontrado el 30 de agosto de 1992, en la autopista 95, cerca de Blythe. Pero es posible que Claudia no sea su nombre real, y su identidad, y la de su familia, siguen siendo desconocidas, dijo esta semana el fiscal de distrito del condado de Riverside, Mike Hestrin.

El objetivo, dijo, es identificarla y brindarle un cierre a su familia.

“Esperamos devolverle a esta víctima su identidad”, dijo Hestrin en una declaración en video. “Tenemos la esperanza de que alguien que escuche cualquiera de estos detalles recuerde algo que pueda ayudarnos a reunir a esta mujer con la familia”.

El asesino describió haber conocido a la mujer en una parada de camiones

Un periodista de Oregon apodó a Jesperson el “Asesino de la cara feliz” por sus cartas incoherentes que incluían confesiones sangrientas y firmas con caras sonrientes.

Algunas de sus víctimas permanecieron sin identificar durante décadas, pero en los últimos años los avances en la genealogía genética forense han ayudado a los investigadores a conocer sus nombres utilizando su ADN para conectarlos con parientes vivos.

En abril de 2022, las autoridades utilizaron la genealogía genética para identificar finalmente a Patricia Skiple, de 45 años, cuyo cuerpo fue encontrado en 1993, cerca de Gilroy, California.

Y en octubre, las autoridades de Florida identificaron a una mujer como Suzanne Kjellenberg, de 34 años, a la que Jesperson mató en 1994 y dejó al costado de una carretera.

En un renovado esfuerzo por descubrir la identidad de Claudia, los investigadores entrevistaron a Jesperson en la penitenciaría a fines del año pasado. Les dijo que conoció a la mujer en agosto de 1992 después de que ella se le acercó para darle un paseo en un área de control de frenos en Victorville, California. Ella quería ir a Los Ángeles, pero él le dijo que se dirigía a Arizona, dijo.

Keith Hunter Jesperson, a la derecha, escucha a su abogado Tom Phelan momentos antes de declararse culpable de los cargos de asesinato el 18 de octubre de 1995, en el juzgado del condado de Clark en Vancouver, Washington.
(Troy Wayrynen/The Columbian/AP)

Ella decidió hacer autostop con él y luego los dos se detuvieron a comer en una parada de descanso en Indio, dijo Jesperson a los investigadores. Dijo que la pareja discutió por dinero después de la comida, lo que lo llevó a decidir matarla.

Después de matarla, Jesperson dijo a los investigadores que la sujetó con cinta adhesiva a la caja de su camioneta para “evitar que rebotara en el piso… porque el camino estaba en mal estado y todo lo que había en la caja termina en el piso tarde o temprano de todos modos”. Dijo que luego condujo hasta Blythe y esperó hasta que oscureciera para deshacerse de su cuerpo en la maleza antes de dirigirse a su destino en Phoenix para entregar una carga.

Su cadáver fue encontrado junto a una carretera, a unos 11 km al norte de Blythe, una pequeña ciudad desértica, cerca del límite con Arizona.

Después de su arresto en otro caso de asesinato, Jesperson escribió cartas a un periódico en Portland, Oregon, y a los agentes de la Oficina del Sheriff del Condado de Riverside, confesando haber matado a otras siete mujeres.

“¡Me gustaría contar mi historia!” comenzaba la carta. “Siempre quise llamar la atención… así que comencé algo que no sé cómo detener”, continuó, seguido de una descripción de los ataques.

Los investigadores utilizaron tecnología de ADN para crear un boceto de la víctima

Los investigadores dijeron que los avances en la tecnología del ADN, combinados con los restos de Claudia y la descripción del asesino, les ayudaron a hacer un boceto de la mujer.

Jesperson la describió como una persona de entre 20 y 30 años, con cabello rubio y un tatuaje de dos pequeños puntos en el pulgar derecho. Tenía vínculos con Las Vegas y el sur de Nevada, y parecía familiarizada con Los Ángeles y sus alrededores, dijo a los investigadores.

Llevaba una camiseta gris con la foto de una motocicleta cuando encontraron su cuerpo.

El cadáver de la víctima fue encontrado en esta zona remota en la autopista 95, justo al norte de Blythe, California. (Riverside County DA)

Posteriormente, los genealogistas determinaron que su padre biológico vivió en el sureste de Texas, pero había muerto.

“Gracias a los avances en la tecnología del ADN, ahora estamos más cerca de saber quién era esta mujer y de reunirla con su familia”, dijo Hestrin en un comunicado.

Jesperson se declaró culpable del asesinato del condado de Riverside el 8 de enero de 2010. Ahora, casi exactamente 14 años después, los investigadores esperan que el público los ayude a ponerle un nombre al rostro de la mujer.

Instan a cualquier persona que pueda reconocerla a que se comunique con su línea directa de casos sin resolver al (951) 955-5567 o envíe un correo electrónico a coldcaseunit@rivcoda.org.

Comparte si te a gustado:

By .